Reskilling y Upskilling: Estrategias para capear la Cuarta Revolución Industrial.

Ante el avance tecnológico de los últimos años, que se ha denominado la Cuarta Revolución Industrial, misma que se ha precipitado gracias a la pandemia mundial por Covid-19, las empresas se ven obligadas a plantear estrategias que les permitan permanecer en el mercado productivo. Allí es donde entran en juego el Upskilling y el Reskilling.

El trabajador promedio debe actualizarse y prepararse para nuevos retos y responsabilidades que se avecinan en el mercado laboral. Tal como lo prevé el Foro Económico Mundial, en su encuentro del año 2018, la Cuarta Revolución Industrial, está dando como resultado la desaparición de algunos roles en el mercado laboral, pero a su vez, la aparición de nuevos roles, que exigirán nuevas habilidades.

Tanto el Upskilling como el Reskilling, son estrategias de capacitación que las empresas pueden tomar a fin de mantener su capital humano y con las capacidades y habilidades para enfrentar estos nuevos retos. 

Si bien, estos términos no son nuevos, han cobrado una gran importancia antes los nuevos retos que plantea el adelanto tecnológico. Sin embargo, recordemos que significan. 

El Upskilling, se encarga de preparar a los trabajadores para afrontar nuevas responsabilidades en sus puestos de trabajo, afianzando y afinando sus hard skills, o competencias técnicas, así como las soft skllis o competencias blandas a fin de adaptarse a nuevas condiciones. En otras palabas, el upskilling ofrece la oportunidad de una mejor especialización de las competencias técnicas del personal.

En cambio, el Reskilling se trata de preparar al trabajador para un nuevo rol dentro de la misma empresa, a través de la capacitación con nuevas tecnologías. En este caso, este trabajador sería transferido hacia un nuevo rol que requiere nuevos conocimientos y habilidades técnicas, pero que se ajusta a las competencias blandas que posee dicho trabajador. Es decir, ofrece al personal una versatilidad que antes no tenía, que lo haga capaz de adaptarse a nuevas posiciones o nuevas responsabilidades. 

¿Cuáles son los beneficios de los Programas de Upskilling y Reskilling?

Los programas de Upskilling y Reskilling traen múltiples beneficios a las empresas, entre los que cabe destacar:

  • Trata de eliminar la brecha digital que ha creado la 4ta, Revolución Industrial y que se ha precipitado gracias a la pandemia de Covid-19.
  • Elimina la necesidad de abrir procesos de reclutamiento y selección de personal en las empresas, así como todo el proceso de adaptación de pasa todo nuevo empleado dentro de una organización, 
  • Fomenta la fidelización de los empleados al sentir que sus habilidades son apreciadas por la empresa, en la medida que la misma invierte en su preparación y ofrece oportunidades de crecimiento profesional.
  • Afianza el Employer Branding de la empresa, lo que la coloca en un plano altamente competitivo en el mercado laboral, a su vez atrayendo al mejor talento.
  • Resalta la calidad de dinamismo de la empresa, al aplicar estrategias que ayuden a establecerse dentro de un mercado altamente cambiante y exigente.
  • Cubre la necesidad de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, con respecto al acceso al empleo para las personas, el desarrollo sostenido de las industrias dentro del ámbito de la tecnología y la infraestructura, así como la reducción de la desigualdad en todo sentido.

Contras de el Upskilling y el Reskilling:

  • Incrementa los costos de personal de la empresa, al tener la necesidad de invertir en programas de capacitación. 
  • Reduce la productividad del empleado mientras recibe la capacitación.
  • En cierta medida, cierra el mercado laboral, al no existir rotación de personal.

Pasos para establecer un adecuado Programa de Upskilling y Reskilling

Para establecer un adecuado programa de Upskilling y Reskilling es importante seguir una serie de pasos a fin de obtener un panorama claro y asegurar el éxito del proyecto. Caso contrario, las consecuencias serían perdidas tanto económicas como de tiempo y de talento humano.

  1. Lo primero es realizar un análisis profundo de la empresa, sus necesidades, del mercado y del lugar que ocupa la empresa dentro del mercado.
  2. Una vez definido el paso anterior y con una visión clara hacía donde se quiere llevar a la empresa, es necesario realizar un análisis detallado del talento humano que conforma la nómina de la empresa, a fin de determinar quién de ellos es apto para cualquiera de los programas. En caso contrario, sería necesario realizar un proceso de reclutamiento y selección con los perfiles adecuados a los nuevos intereses de la empresa.
  3. Ya elegidos los nuevos intereses de la empresa y los trabajadores aptos para los programas de capacitación, elegir si la capacitación estará a cargo de externos, o se implementará un programa interno.
  4. Ya finalizada la capacitación, promover a los empleados a sus nuevas funciones o puestos de trabajo según corresponda. 

Algunos casos de éxito: 

Las empresas multinacionales de diversos sectores productivos hace algún tiempo han optado por hacer upskilling y reskilling para sus trabajadores, entre los que podemos destacar: Mercedes Benz, Microsoft, BBVA, Sanofi, Janssen, Meliá Hoteles Internacionales y Telefónica, solo por nombrar algunos.

Es evidente que la reputación de estas organizaciones habla por sí sola, en varios aspectos: financiero, productivo y con su sólida employer branding

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.